¿Qué pasa con la manzana asturiana?


La semana pasada varios cosecheros, principalmente maliayeses, se manifestaron para pedir una solución a la recogida de manzana. Con los lemas: “Vender la sidra a quien compráis les manzanes”, “La vecería no ye el problema, ye disculpa consejería, solución” y “Perres en la región arreglen la situación”,  defiende sus derechos como recolectores y consumidores.

Han dado un paso más y tanto para resolver la situación de este año, como para años venideros, han creado una asociación. Tanto por la repercusión como por la necesidad encontrar una solución, se han reunido la propia Consejería, Campoastur, Consejo Regulador Sidra de Asturias DOP.

Y yo me pregunto….

Si hace dos años, se desencadenaron las mismas condiciones, esto ya no es una casualidad. Vuelven a surgir miedos, ¿nos cogerán toda la manzana? Ya ni se plantea el precio a la que la recogen, creo que no es tan alto; esto pasa a segundo plano y uno ya se conforma con que a ese precio “por lo menos” se la cojan. Ya no se pide más, sólo que esa manzana no quede en los pumares o suelo (pero apañándola con dignidad, todo hasta cierto punto).

En mi opinión, hay diferentes aspectos a tener en cuenta, los cuales influyen de una forma u otra:

. PAISAJE: Les pumaraes son parte del encanto rural asturiano, forman parte de nuestro paisaje, sin elles perdería la gracia. Tenemos que conservarlas, pero ¿quién se acuerda de esa gente que las cuida?, Una labor importante donde se invierte tiempo libre y dinero; donde la poca extensión, la dificultad del terreno o la propia situación económica,  no te permite pagar a alguien que sea más “profesional”, haciéndolo uno mismo; sin exigir nada, ya que en su momento se piensa, que por lo menos algún beneficio vendrá con la cosecha. No es tan fácil el planteamiento, nos quejamos de ver pumaradas o plantaciones sin cuidar, de lo que, no nos damos cuenta, es que quizás el tiempo, el dinero o la propia desmotivación sean los desencadenantes.

. LA MANZANA Y SU CALIDAD: Hay que exigir tanto a llagareros como a cosecheros, una buena calidad en la materia prima, sin ella no hay beneficio para ambos. Está bien que el Consejo Regulador de Sidra DOP haya acogido más variedades de manzana, llegando a las 76 actuales. Pero es verdad, que sin salir de Asturias hay más de 1000 razas de manzanas, donde muchas, también son válidas para una correcta elaboración. La calidad la hay que pagar, como ocurre con cualquier otro producto, por que va más allá de las variedades, guarda relación con su recogida, en su punto de maduración exacto y en las mejores condiciones, para ello quizás sea necesario un control. Se debe valorar que la manzana sea de cualquier terreno asturiano, que no esté dentro de la DOP, no implica que no haya nacido en suelo ASTURIANO.

. PRECIO: La mayor parte de los cosecheros son conscientes de que hay libre demanda, pero al final son los propios llagareros y empresas, los que deciden que precio fijar. Es triste que se exija buena calidad a precios irrisorios, y que encima por miedo a quedarte sin ello, no se proteste.

. FORMACIÓN: Quizás sea uno de los problemas más graves dentro del sector, hay que ser conscientes que este oficio, generalizando, viene más por tradición e intuición, que por la propia formación. Cada vez son más los que se forman e informan, sobre diferentes cursos relacionados con estos temas; pero falta mucho más, falta llegar a más gente, quizás con este punto se podrían cambiar muchos aspectos, y como no, disminuir la propia vecería (dentro de lo que se pueda).

. TRADICIÓN/CULTURA: Es parte de nuestra cultura y numerosas pumaradas, fueron transferidas de generación en generación. Hay nuevas plantaciones que se generaron y/o modificaron hace pocos años, pero todavía quedan plantaciones muy tradicionales, donde se entremezclan diferentes variedades de sidra que están dentro de la DOP y las que no. No se puede infravalorar una plantación, por tener uno o varias árboles considerados “no aptos”, que antaño se hubiesen plantado por las circunstancias que fuesen o porque no sigan unos patrones exigidos en el terreno, si al final los frutos se recogen en buenas condiciones y son de lo más idóneos.

. APOYO: Apoyo tanto por los propios llagareros como institucional. Hay que apoyar la agricultura desde el primer paso, desde la tierra, sino se cuida la materia prima no hay futuro, ni en la sidra ni en nada. En otras regiones o paises, se apoya más económicamente esta parte del sector, quizás se debería plantear aquí.

Antes de juzgar como se plantean las cosas, hay que ponerse en la piel del otro, al final todos los actos tienen sus intenciones, para bien o para mal. Debemos apostar y apoyar productos con manzana de Asturias, apostar por sidra de Asturias DOP, pero también por la sidra que aunque no esté dentro de esta entidad, también se elabore con manzana ubicada en terreno asturiano. Un producto de calidad se consigue con buena materia prima, que se haya cogido en las mejores condiciones óptimas, lo que implica una buena formación y compensación económica para los cosecheros. Todas las plantaciones (tradicionales o no) pueden ser lo suficientemente aptas, que los pumares no sigan un orden exacto, no implica que no estén bien cuidados/tratados. El resultado si es importante, llevando a cabo buenas maneras se puede conseguir un buen producto.

Hasta aquí una opinión de la lloquina. Espero que no os haya prestao. Vémonos polos chigres o por algún eventu sidreru. Tallueu lloquinos!

Loca por la Sidra

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code