IV Gran Capítulo de la Buena Cofradía de los Siceratores de Asturias


Sábado 4 de Noviembre, se llevó a cabo el IV Capítulo de la Buena Cofradía de los Siceratores de Asturias. Más de la veintena de cofradías asturianas, nacionales e internacionales, no quisieron perderse dicho acto. Las cofradías presentes fueron: Confraria Gastronómica da Amadora (Portugal), Confrérie Saint Romain en Bordelais et Pays Libournais y Chaine des Rotisseurs (Francia), Cofradía Gastronómica y Cultural del Cordero Segureño de Huescar (Granada), Cofradía Orde da Ameixa de Carril (Pontevedra), Cofradía del Centolo Larpeiro do Grove (Pontevedra), Cofradía de la Trufa del Moncayo (Aragón), Cofradía del Espárrago y Cofradía del Relleno (Navarra), Cofradía del Vino de la Ribera del Duero, Cofradía de la Anchoa de Santoña (Cantabria), Cofradía Platos de Oro, Fundación Belenos, Cofradía de la Buena Mesa de la Mar, (Salinas), Cofradía del Quesu Gamonéu (Cangues de Onís), Cofradía del Desarme y Cofradía Doña Gontrodo.(Oviedo), Cofradía de los Amigos de los Nabos (Morcín), Cofradía del Oriciu (Gijón), Gastrónomos del Yumay (Avilés), Círculo Gastronómico de los Quesos Asturianos, Cofradía del Colesterol, Cofradía de Amigos de les Fabes (Villaviciosa), Orden del Sabadiego (Noreña) y Cofradía del Vino (Cangas del Narcea).

El sitio ideal para celebrar dicho evento, fue la capital de la sidra, la villa naveta. Además de congregar a diferentes miembros de estas cofradías, para que conozcan de primera mano la elaboración de sidra en todo su esplendor, se hizo nombramiento de cofrades de número y de mérito u honor, por tener alguna vinculación con nuestra bebida por excelencia y defender a capa y espada nuestra tierrina.

Poco antes de las 5 de la tarde, fueron llegando las cofradías al Museo de la Sidra, con la opción de hacer una visita por sus instalaciones, acompañado de un aperitivo de sidra Roxmut (Llagar Castañón, Villaviciosa) y Viesk (Llagar Panizales, Mieres); tras ello dió comienzo el nombramiento. El salón de actos del Museo estaba a rebosar de vecinos, amigos, cofrades, autoridades, periodistas y como no, se contaba con los futuros Siceratores. Fue presentado por Milio l’ del Nido, que junto al Gran Maestro Sicerator, Roberto Llamedo, se iban presentando a los nuevos miembros de la cofradía. En primer lugar hicieron el juramento sidrero, los nuevos siceratores de número: Lorena Alonso (servidora), Carmen Uribesalazar (emprendedora bilbaina, que reside en Nava), Carmen Montes (artesana naveta, especializada en cerámica, que fue la encargada de la decoración del evento) y José Méndez (médico langreano, que ejerce en Arriondas); para los cuales se tuvieron unas bonitas palabras, explicando nuestra pasión y el porqué habíamos llegado a ser siceratores. A lo largo del acto hubo momentos emotivos, amenizados por el coro Errante (Comarca de la Sidra) y los cantantes Odón García (Tineo) y Marisa Valle Roso (Langreo).  Los siceratores de mérito fueron el Club de las Guisanderas de Asturias, Lisardo Lombardía y Víctor Manuel. La escanciadora oficial fue la naveta Mada Sangrouber.

. Las Guisanderas de Asturias: grupo de mujeres que viven y disfrutan tras los fogones de varios restaurantes asturianos. Su historia se remonta al año 1997, donde 13 cocineras decidieron salvaguardar esa cocina sencilla, natural y tan tradicional, de recetas que les enseñaron sus madres y abuelas. Actualmente, son 44 guisanderas que cocinan a fuego lento, con el lema: “El Secreto de la cocina del futuro, esta en les recetes del pasado”. No son sólo cocineras, sino también maestras y promotoras, de algo tan característico en esta región, como es la gastronomía y como no, sin dejar atrás la sidra, ya que está presente, tanto en sus múltiples recetas, como maridando con sus platos. Amada Álvarez, su presidenta, recogió el título, acompañada de parte de la asociación.

. Lisardo Lombardía (Laviana): Doctor asturiano, cuya pasión siempre fue la música, que desde la época universitaria resaltaba. Desde bien joven participó y promocionó numerosos cantantes y músicos asturianos, a la vez que organizaba eventos donde estaba muy presente, la música del pais. Lleva 10 años como director, en uno de los festivales célticos más populares, Festival Intercéltico de Lorient (Francia) y además es presidente de la Fundación Belenos (entidad sin ánimo de lucro, donde  se da a conocer el patrimonio cultural y etnográfico asturiano). Una persona entrañable, con mucho sentido del humor, que es un defensor a ultranza de nuestra llingua, de todo lo que concierne a nuestra cultura y como no, a nuestra bebida; haga lo que haga, siempre deja constancia de sus orígenes y de la tradición de esta región.

. Víctor Manuel (Mieres): Cantante asturiano, de fama internacional, cuyos comienzos fueron en su adolescencia, donde empezaba a cantar por diferentes emisoras y concursos. Su vena compositora es la más representativa de su persona, donde pone toda la carne en el asador, para resaltar vivencias e historias que guardan relación tanto con su contorno como con su tierra, la cual deja marcada en cada palabra que dice. Persona humilde y discreta que de manera tan característica, hace fácil lo complejo. Hay muchos éxitos a sus espaldas, que siguen sonando en muchas casas asturianas como españolas. Se puede decir que la sidra está vinculada a parte de su música, ya que en algún momento fue su musa, gracias a unos culinos de más, podemos escuchar temas como “Paxarinos”, “La Romería” y “La danza del cuélebre”. Con orgullo siente su cuna y lo cual es recíproco, ya que para Asturias y los asturianos, él es un referente.

Tras acabar el acto, se pasó a una visita por los llagares de sidra Zapatero y Viuda de Corsino, donde se pudo degustar tanto sidra dulce como sidra natural. Como broche de oro, se realizó una espicha en el Hotel Villa de Nava, seguido de una cena en las mismas instalaciones, donde la sidra y/o la manzana estaba presente en todos los platos y en el maridaje (sidra natural filtrada 1947, sidra brut nature Prau Monga y sidra Diamantes de Hielo, todos estos productos del llagar de Viuda de Ángelón, Nava y gin de manzana El Molín, Noreña).

Un día sidrero completo, donde la lluvia no nos chafó la fiesta. Alrededor de 150 personas disfrutaron de la sidra en todo su resplandor. Esta cofradía, no sólo es una asociación en sí donde se disfruta de la sidra (que también), sino que también se hace una labor importante a la hora de fomentar, divulgar y apoyar esta bebida tan nuestra; intentan, cada vez que pueden, dejar caer su apoyo a instituciones que lo necesitan, como es el caso del museo de la sidra o proyectos que con más impulso llegarán a sus objetivos, como considerar la sidra asturiana o la cultura de la sidra asturiana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Poco a poco van cosechando frutos y demostrando que están ahí para algo.

A continuación un vídeo donde se hace resumen de todo lo acaecido en el día.

Espero que os haya gustao lloquinos. Vémonos polos Chigres o en cualquier eventu sidreru.

Loca por la Sidra

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code