II Degustación de Sidra Casera del Concejo de Carreño


Ya ha pasado un año y repetimos la jugada, el Domingo 6 volvimos a la Degustación de sidra que hacen en Perlora. Donde se pudo tastiar sidra de diferentes parroquias de Carreño, además de una invitada, en este caso de Villaviciosa. La actividad se realizó en el patio de las Escuelas de Perlora, Carreño.

La Asociación Cultural de Sidra Casera del Concejo de Carreño, este año se ha puesto las pilas, ya que ha realizado diferentes cursos para los elaboradores de dicha bebida del concejo, como fue el caso de poda e injerto y tratamiento de árboles frutales. Además para estar más activos cara al público, ya cuentan con redes sociales: Facebook⇒ A.C. Sidra Casera del Concejo de Carreño y Twitter⇒ @SidraCasera.

Esta no fue una degustación al uso, tuvo más alicientes, una exposición, que contaba con diferentes elementos funcionales de llagares y una actividad,  donde se pudo mayar.

Felix Muñoz, el presidente de la asociación, nos comentó la gran motivación que hay de todos los participantes, que gracias a la gran acogida del año anterior, vuelven con ganas de más, pero que se decidió hacer alguna actividad más con el fin de mostrar parte de su cultura sidrera, a través de actividades y exposiciones. Se vendieron un total de 308 vasos.

Sidra Casera

Este concejo en el año 1926, tenía alrededor de 79 llagares, donde el mayor núcleo se concentraba en la propia Perlora. Actualmente sólo hay dos llagares que elaboran sidra de manera comercial, pero en el ámbito casero pueden llegar a la veintena.

Los llagareros de sidra casera fueron: Paloma García y Rosana Muñoz (Casa La Vega, Perlora – Sidra Cagarreales), Pedro Muñiz (Casa El Prao, Perlora), Silverio Junquera “Pichi Manín” (Casa Manín, Prendres), Toya González y Víctor García (La Formiga, Perlora – Sidra La Formiga), Dositeo García (Casa Dositeo, Perlora – Sidra Teo), Jose Ramón Cuervo (La Estación, Perlora), David y Jose Antonio Morán (Casa Morán, Prendes), Jose Francisco (La Formiga, Perlora), Luis Álvarez (Los Pistones, Candás – Sidra Cá Lluis), invitados → Fran y Ana Cayado (San Martín de Valles, Villaviciosa).

Todos repitieron este año y se sienten motivados con su sidra, la cual realizan anualmente, aunque el año que no haya manzana, esta escasee. Suelen mayar desde los 1000 a los 5000 litros. Utilizan manzanas del propio concejo, fincas propias o de vecinos, e incluso más de uno obtiene el fruto de otros concejos, donde amigos o familiares tienen pumaradas, para conseguir más variedad tanto en la manzana como en su ubicación.

Exposición de Elementos Funcionales

Como os comentaba antes hubo más atractivos de los que disfrutar, como fue el caso de una pequeña exposición al aire libre donde se pudieron apreciar diferentes elementos, que en su momento, fueron necesarios para la elaboración de sidra. Cada cual más peculiar, y todos ellos de llagares del concejo.

Fueron nueve las piezas que se pudieron apreciar. Para introducirte más en esta cultura, con un tríptico realizado para la ocasión, se pudo apreciar la historia del propio elemento, incluida su procedencia y cronología. La artífice de esta exposición fue Paloma García, historiadora de Perlora, que es una gran apasionada de esta bebida y que participó en la degustación con la sidra de su familia. Nos explicaba la gran historia sidrera que tiene que contar el concejo de Carreño, pero que poco a poco se desvelaría en próximas degustaciones, ya que se está documentando en la elaboración de sidra en las diferentes parroquias, tanto años atrás como en la actualidad. Cada pieza no sólo forma parte de su cultura sidrera, sino de la propia historia del concejo, interrelacionándose con acontecimientos que fueron referentes del lugar.

  • Máquina pisadora de manzana movida por electricidad [Casa de la Vega, Perlora (1924-1940)]: Se estima la creación de dicha máquina con la aparición del alumbrado a Perlora, el cual llegó en el año 1925. Fue patentado en el año 1940, por Víctor de la Vega García (Sidra Cagarreales, Perlora).

  • Berines y bancu de un llagar de Apertón [Casa La Pedrera, Perlora (principios S. XX)]: Piezas de un llagar de Apertón con un fusu, de grandes dimensiones. Les Berines, son los postes laterales del llagar y el bancu, se ubica por debajo de la masera (partes comentadas anteriormente, véase post El Llagar).

  • Tonel sin sello de registro en el pie derecho [Casa Alejo – La Torre, Perlora (anterior a 1927)]: Tonel con una capacidad de 1600 botellas, parcialmente dañado, donde se pueden apreciar varios orificios posiblemente causados para el espiche de la sidra.
  • Bocoy sin sello de registro en el pie derecho [Casa Torre – La Torre, Perlora (posterior a 1942)]: Este “barril” tiene una capacidad aproximada de 800 litros.

  • Llenadora de 4 caños [Casa Soto – El Perecil, Perlora (Años 30 del S. XX)]: A partir de la década de los años 30 del S.XX, comienzan a utilizarse estos artilugios, dejando atrás el llenado de las botellas de una a una, con la ayuda de una manguera a través de la zapa (aunque todavía queda algún llagar de sidra casero que lo sigue utilizando).

  • Corchadora manual de baqueta de bronce [Casa El Prau – El Prau, Perlora (posterior al 1915)]: Formada por dos cuerpos independiente (2 macetes).
  • Corchadora de palanca [Casa Manín – El Riestru, Prendes (1942)]: Corchadora de palanca a compresión lateral, parcialmente reformada. Esto tipo de corchadoras, fueron sucediendo a las corchadoras de baqueta.
  • “Medio ciento” [Casa La Vega – La Torre, Perlora (1880-principios S. XX)]: Caja de una capacidad de 50 botelles, que se utilizaban principalmente al transportar la bebida en carro.
  • Cajas serigrafiadas [Casa Rodiles – Rodiles (Perlora)]: Cajas serigrafiadas en tinta roja de 10 botellas y 12 botellas. Aunque las primeras cajas abarcaban mayor cantidad de botellas, se acabó por optar por una menor cantidad, para agilizar el porte; lo cual tuvo relación con la identificación de la sidra, dejando constancia en la caja de su procedencia.

Mayando con los peques

También tenían un apartado para los peques y no tan peques. Se puedo mayar manzanas a la antigua usanza. Ayudándose de pequeños mayos, los más peques aplastaban las manzanas sobre el duernu, de vez en cuando se recogía la tarea y se depositaba en un pequeño llagar ubicado al lado, donde continuaban con la labor, apretándolo, obteniendo sidra dulce.

Este actividad fue realizada por Félix Muñoz junto a su familia. Lleva más de 20 años, enseñando a los más peques como se elabora sidra y la cultura que lleva consigo, a través de  actividades puntuales o extraescolares, en diferentes colegios de Carreño y Gijón, principalmente. Un tarea útil, necesaria e interesante, para que desde pequeños, los niños sean conscientes de la tradición y cultural asturiana. Nuestra bebida por excelencia es un componente muy importante a la hora de relatar la historia de Asturies.

Para finalizar el evento se realizó entrega de premios a todos los participantes, se agradeció la colaboración de diferentes personas que de algún modo contribuyeron con la asociación e incluso hubo un reconocimiento al llagar comercial activo, más antiguo del momento, Llagar de Sidra Peñón.

Carreño, aunque actualmente sólo tiene dos llagares comerciales activos (Peñón y Guimarán), siempre ha tenido un hueco en la cultura sidrera asturiana, como es el caso de su sidra “roja”*, referente y parte de su historia. Esta asociación pretende no dejar a un lado esta tradición, mostrando los llagareros que en sus casas siguen elaborando sidra, la cual padres y abuelos les enseñaron a hacer; pero también demostrar su hueco en la historia, con hechos documentados, que te transportan a los inicios de una cultura que tuvo su nombre. Se ven ganas, motivaciones, sugerencias y nuevos retos por alcanzar, que doy por hecho que año tras año irán consiguiendo. Es prestoso ver a gente que no quiere perder la esencia de esta bebida. Como pequeña pega, sólo puedo comentar que el vaso del evento era demasiado grueso, y no era muy apto a la hora de tastiar la sidra, pero también hay que decir que fue por causas externas a ellos, un problema que no se pudo solucionar a tiempo, esperemos que para próximos años no ocurra.

Espero que os haya gustado lloquinos! Nos vemos por los chigres o por cualquier evento sidrero.

Loca por la Sidra

*Sidra Roja en Carreño: hay diferentes argumentos respecto a la coloración de esta sidra, que era un referente en este concejo.  Podía ser causado por la elaboración de sidra en toneles de madera de cerezo (muy habituales en el concejo de antaño, que actualmente están en desuso) ó por la utilización de determinadas variedades de manzana que dan este tinte; estas eran las principales razones que podían haber ocasionado dicho color, pero no sólo resaltaba por su color, sino también por su sabor fuerte, de una sidra hecha, dejando a un lado lo que los propios vecinos consideraban “sidrina”, sidra para ellos mucho más suave.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *