¿Cambiamos?


Muchos pensaréis, ¿qué cambiamos? pero si luego os menciono VASOS, fijo que ya sabéis, por donde van los tiros. Si estáis leyendo esto, doy por seguro que de un modo u otro, estáis relacionados con la sidra, vamos que estáis lloquinos por ella y os presta beberla en las mejores condiciones, ¿no?.

Pues hoy os damos un consejín sidreru (o un aspecto a tener en cuenta) a la hora tomar sidra, el tema de los vasos y cuando se deberían cambiar. Pequeños detalles que la gente no valora tanto, pero que para mí, personalmente, hace más grande tanto al local como a la persona que escancia.

¿Cómo debe ser el vaso? ⇒ El vaso actual, que se utiliza para la sidra natural tradicional asturiana, debe ser de cristal y lo más fino posible, ya que cuanto más delgado sea, mejor romperá la sidra contra su borde y favorecerá la percepción de sus características organolépticas. En concursos oficiales, se usan vasos preferiblemente secos o lavados a mano (sin jabón), que antes de echar el culete, se ensidran (se echa un poco de esa sidra en el vaso, para aclararlo y ayudar a conseguir, una mejor apreciación). Ya que no vamos a competir por tomar un culín en el chigre, nos conformamos con que el vaso no sea muy gordo y preferiblemente lavado a mano con poco jabón (evitando lavavajillas); así no interferirá en su sabor.

Pero, ¿cuándo se cambia? ⇒ Puede ser por dos aspectos:

1- Cambio de palo: Si estamos tomando una botella de sidra y tras finalizarla, queremos cambiar de marca, automáticamente deberían quitar esos vasos; para no mezclar sabores y que las cualidades de esa sidra, no estén influenciadas por la anterior. Quizás os parezca una tontería, pero sobre todo en el primer culín, se puede notar.

2- Uso continuo: Aunque no se cambie de palo, y se siga con la misma sidra, por compartir el vaso, por uso reiterado o al comer, se ensucian y por higiene de vez en cuando, deberían cambiarlos.

La calidad está en los pequeños gestos y este es uno de ellos. Aunque esto sea de sentido común, todavía quedan muchos locales que no lo hacen. Si buscamos encontrar una buena sidra, no sólo la materia prima es importante, un alto porcentaje depende tanto del establecimiento, donde la vas a tomar, como del propio escanciador, que la va a echar. Si no valoran el producto que tiene en sus manos, de nada valen la pena los pasos anteriores para elaborarla.

Espero que os haya gustado lloquinos, disfrutar de nuestro seña de identidad, pero también observar y valorar el trato con la misma. Vémonos polos Chigres o en algún eventu sidreru. Tallueu!

Loca por la Sidra

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code